TICs y Chile

Los grandes avances de la tecnología de la información que están alterando la naturaleza del trabajo y el ejercicio ciudadano, también lo han hecho con las habilidades requeridas para que nuestros niños y jóvenes lleguen a ser adultos exitosos presionando a la educación, transformando el qué y el cómo se aprende y cómo funcionarán las instituciones educativas.

Para que se conviertan en un soporte educacional efectivo se requerirán complejos procesos de innovación en cada uno de los aspectos de la formación, incluyendo el sentido de ésta, el currículo, la pedagogía, la evaluación, la administración, la organización y el desarrollo profesional de profesores y directores.

Éstas tecnologías ya no son tan nuevas y su potencial de cambio es tan grande que nosotros, como Academia Cleverbrain, creemos que modificará la educación para siempre. Las nuevas tecnologías poseen la capacidad de enriquecer significativamente la enseñanza, el aprendizaje, la gestión escolar, las habilidades sociales, el entendimiento del entorno, la resolución de problemas y el desarrollo personal entre otros muchos aspectos.

La tecnología avanza a pasos agigantados en cuanto a la forma de acceder, aprender e interactuar con la información, provocando así cambios radicales en el proceso de aprendizaje en las décadas venideras. Uno de los grandes problemas para el uso e introducción de las TICs en el terreno educativo radica en la existencia y calidad del recurso tecnológico.

En la educación tradicional, generalmente, se percibe al niño y/o niña como un ser inferior, susceptible de correcciones constantes, exigiendo el cumplimiento de reglas, conductas y posturas ideológicas conductistas, en este sentido, indefectiblemente, poco a poco se van eliminando la imaginación y creatividad. Se anulan las vías alternas para facilitar el aprendizaje. Es fácil etiquetar la niñez, con criterios de imposibilidad motriz, cuando realmente existe una discapacidad mental del docente a asumir cambios educativos, por temor, ignorancia o paradigmas anacrónicos muy arraigados.

En muchos países tercermundistas, incluído Chile, ésta falta de comprensión de la realidad actual de nuestras niñas y niños, la falta de competencias TICs, más un enorme desconocimiento de los beneficios que ofrece la integración de las nuevas tecnologías con la educación de nuestras nuevas generaciones se encuentran diseminadas transversalmente en nuestra sociedad. El estado, Instituciones de educación superior, enseñanza media y básica, padres y medios de comunicación aún consideran que un laboratorio de computación de una escuela está «muy bien aprovechado» al enseñar a los alumnos como usar una planilla de cálculo o crear un documento en un editor de texto, un absurdo que lleva a las tecnologías a su mínima expresión y a formar personas del pasado en un mundo del futuro.

https://www.youtube.com/watch?v=FOs0a0codYw

Tenemos una oportunidad de oro para poner a nuestras futuras generaciones a la par de los países más desarrollados que marcan pauta en el desarrollo científico y tecnológico. No olvidemos que un joven japonés, alemán, español o estadounidense se va a concentrar en resolver problemas de su comunidad, su ciudad, su país y su continente en ése orden antes de llegar al resto del mundo: Ésta es una de las razones por las cuales nos vamos quedando atrás.

El primer paso es acercar a los colegios y a toda la comunidad talleres y jornadas de Informática Creativa en donde los niños puedan aprender a desarrollar el Pensamiento Computacional, Pensamiento lateral, su Creatividad, su personalidad y un largo etc. que iremos desarrollando en futuras publicaciones.

Los invitamos a no quedarse atrás y a emprender este viaje juntos!!

Alejandro Cabezas I.
Subdirector Academia Cleverbrain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.